sábado, 10 de octubre de 2009

Gladiator en Sevillista


Toda la semana montada en una nube gracias a no solo la victoria espectacular de la semana pasada ante el Real Madrid, sino por todas las victorias que hasta el día de hoy llevamos cosechadas, y con el espléndido juego que venimos haciendo.

Lección de fútbol es lo que se vió en el Sánchez Pizjuán ante el Real Madrid, un Sevilla que desde el primer segundo de juego saltó al terreno de juego para acabar con su rival, que presionaba con solidez y decisión en el campo, que tocó la pelota con fluidez y encanto, que entraba por banda, por centro del campo y que enfilaba en la delantera, mandaba con soltura en el terreno de juego. Manolo Jiménez ha conseguido un Sevilla que gusta no solo porque gana, también por el encanto de su juego, arrasó al Madrid en los 90 minutos.

Nos hemos convertido en un barco que tiene rumbo fijo a la victoria, que tiene una tripulación con un solo objetivo, arrasar con todo lo que se le ponga por delante, una afición que aclama esas victorias y esos triunfos. Nuestro Sevilla es grande, nuestro entrenador es grande y nuestra afición es Grande.

Zokora es el gladiator del terreno de juego, lucha, pelea y muerde si hace falta, "tú callate que aquí mando yo" "callate niñato". Las bandas infranquables, un Jesús Navas y un Perotti que se dejan la sangre ante el rival, todo aquel que ose enfrentarlos quedará humillado hasta la saciedad. Y que me dicen del rey, Kanouté o Luisfa o Negredo, la delantera estrella, los guerreros de la galaxia, ¿quiénes pueden ahora llamados galácticos? ¿seguimos otorgándole ese sobrenombre a aquellos que osaron desafiar con su palabrería a los nervionenses? ¿aquellos que salieron con el rabo entre las piernas después de haber recibido la lección de fútbol de su vida? ¿Qué me dicen de Fernando Navarro, Adriano, de la evolución de Konko, de la vuelta de Dragutinovic? Artillería pesada.

Pero aún existen aquellos que desafían al sevillismo a causa de su envidia, de su impotencia ante este gran rival, les reconcome el coraje y el odio, la envidia ... esos seres chupaculos y vendidos, parecidos a las ratas ... sí, ustedes sois los ratas, ratas de profesión. Que vendeis la información no ya como os da la santísima gana a ustedes, sino como os la mandan. No os tengo odio, ni rabia, ni nada parecido, os tengo pena, me dais pena, malditos hipócritas. (Proximamente nuevos artículos sobre esta chusma de periodismo deportivo que tenemos en España).

Como dice mi querido Jesús Alvarado ... la guerra por la liga es de dos, del Sevilla Fútbol Club y de otro.


(Foto tomada de Tuenti, subida del amigo Marcos Muñoz)

2 comentarios:

Ravesen dijo...

Pues eso. Unas ratas de mierda. :)¿De qué otra cosa va a ser una rata?

Saludos

Bartolo dijo...

Me ha gustado el post, sí señor.