miércoles, 5 de octubre de 2011

La táctica del avestruz está haciendo mucho daño

Es evidente que el fútbol necesita una reestructuración sensata y profunda en todo su organigrama de gestión, pero no es menos cierto, que en las gradas de los estadios también hace falta una profunda reflexión. La gran mayoría de masa social que asiste a los campos de fútbol, debe dar un golpe en la mesa y decir basta ya!!. No debemos permitir ni tolerar a todas esas minorias que parapetándose bajo unos colores, unos sentimientos, usan el fútbol como válvula de escape para expresar conductas antisociales ...

La solución no está en castigar duramente a los determinados clubes, puesto que estos al fin y al cabo, no dejan de ser otras víctimas más del fenómeno ... Además, ya sabemos cómo actúan estos comites antiviolencia en las determinadas situaciones en las que intervienen, ya que si es de vergüenza y lamentable los cánticos malsonantes y ofensivos, aún es peor que la sanción no vaya en correlación de la gravedad de la falta, sino más bien en función de dónde tienen lugar los acontecimientos ...

Los cánticos que se oyeron en la grada del fondo sur del Calderón ... "ea, ea, ea ¡ Puerta se marea ! ...me gustaría que hubieran sido los últimos, pero me temo que no será así, porque de forma antinatura, unos cuantos que dicen, o le dicen llamarse aficionados radicales, seguirán manchando de mierda a grandes aficiones como esta vez le ha ocurrido a la del Atlético ...

Los malos hábitos, al igual que los buenos, perduran en las interrelaciones porque hay refuerzos que los hacen afianzarse y perdurar. Lo primero que se debe de hacer es no ocultar los hechos, sino manifestarlos y denunciarlos, cosa que no hizo Mallenco en el acta ... En segundo lugar, no permitir que una ridícula minoría de bestias, pueda con su actitud y conducta, cargarse el empaque y status de una afición. Siempre esperamos que alguien haga lo que uno debe hacer, que es denunciar a estos bestias en el momento de los hechos, es decir, difuminamos la responsabilidad entre la mayoría y al final nadie hace nada. Los comités de disciplina deportiva con sus actuaciones, por todos conocidas, se convierten en otra variable más de discordia entre los aficionados, con esos criterios tan particulares de administrar justicia ... a veces, las sanciones se convierten en agravios comparativos dependiendo del equipo de quien hablemos. La prensa debe de estar por la labor, bajo una actuación puramente desde los principios básicos y fundamentales de la disciplina, marginando los partidismos y las formas de proceder en función de del equipo de quien hablemos ...

Existe el deseo social de educar e incorporar correctamente a la civilización a todos aquellos antisociales, pero qué se hace para ello ... ¿dónde están las campañas para hacer que un inmenso grupio social pueda ser correcto en un determinado recinto como es un estadio de fútbol? si se ha sido capaz de sensibilizar a toda una población de los efectos perjudiciales del tabaco, por qué no se va a conseguir una conducta lo más correcta posible de los aficionados al fútbol ...

Creo que la comparecencia de Cerezo no es más que una nueva ocasión perdida para haber comenzado a ponerle remedio a este entuerto. Pero la táctica del avestruz está haciendo mucho daño ...




2 comentarios:

Ravesen dijo...

No puedo estar más de acuerdo. Esto no es un problema de fútbol, sino de sociedad. Hay muchos temas con los que ocurre lo mismo, has citado el tabaco, yo añado la violencia de género, por poner otro ejemplo.

Esto es algo que tardará en solucionarse, pero para empezar, podrían ir denunciándolo con contundencia, y no hacerse los suecos como ha estado pasando estos últimos cuatro años.

Un saludo

Silbato Sevillista dijo...

Yo te digo, como árbitro, que esto se está tomando muy en serio por parte de los monitores y educadores de fútbol base. Enseñar a los niños a ser personas.

Después es tarea de los padres que estos mantengan la educación que se la de cuando crecen.

Y por último es tarea de estos niños, chavales y hombres que la educación les sirva de algo.

Porque hay que tener muy poca educación, muy poco civismo y muy poca empatía para cantar cosas como als que se escucharon el domingo o se escuchan cada vez que va la real sociedad allí.

Y te lo digo yo, que soy árbitro y estoy harto de escuchar cosas como esta, las cuales yo sí recojo en el acta.

Un saludo compañero.